¿Qué hacer si te cae una auditoría del SAT?


¡Chin! ¿Ya te cayó el chahuistle? Ok, primero que nada, respira hondo. Sabemos que es una situación bastante desagradable, pero no puedes huir de ella, así que pon atención a lo que tienes que hacer en estas circunstancias.
 
Antes que todo, debes saber que el SAT hace las auditorías cuando encuentra que la información que has compartido con ellos, respecto a tus obligaciones fiscales, no concuerda. Así que debes estar preparado para que te revisen tus documentos, tus libros contables, las pólizas, las balanzas, estados de cuenta, comprobantes fiscales. Tooodo, todito lo que tenga que ver con tu actividad económica como contribuyente.
 
Cuando te llega la notificación de una auditoría verás un documento que se llama "resolución provisional" en el que te dirán los rubros específicos en los que detectaron alguna irregularidad o inconsistencia en tu contabilidad. También, aquí vendrá un plazo para que puedas aportar todos los elementos que te sirvan para aclarar tu situación fiscal o para regularizarte, si es el caso.

En cuanto te llegue esta notificación, lo primero que debes hacer es verificar su autenticidad (créenos, hay muchos fraudes en estas situaciones), esto lo puedes checar directamente en el portal del SAT.
 
Una vez que verificaste que, efectivamente, es auténtico, si no estás de acuerdo con lo que te dice el SAT, no te apures, puedes acudir a la Prodecon (Procuraduría de la Defensa del Contribuyente) y presentar una solicitud.
 
Pero si sabes que traes cola que te pisen, no te queda de otra que doblar las manitas y darles acceso a todo lo que te sea requerido en físico (si llevas tu contabilidad en electrónico, deberás dar acceso al equipo de cómputo y entregar los archivos electrónicos en donde tienes todo).
 
En el momento en el que tu visitador recibe una copia certificada de la contabilidad, levantará un acta parcial en donde conste que esto ocurrió, con esto puede dar por terminada la visita y seguir con la revisión en las oficinas del SAT o regresar a tu negocio. Después, si este visitador recibió la copia total de la contabilidad, podrá levantar el acta final.
 
Lo más importante de todo esto es que enfrentes la auditoría y no huyas o abandones tu negocio, pues si esto sucede te aplicarán el aseguramiento precautorio directo. Así que lo mejor será tu cooperación para resolver la situación y regularizarte lo más pronto posible o, en caso de que no estés de acuerdo con la auditoría, puedas pedir apoyo a la Prodecon.
 
¿Cómo hacerle para evitarte este mal trago?
 
Ahora, si todavía no te ha llegado un requerimiento pero quisiste leer este blog de todos modos (o si no quieres que te vuelva a suceder), pues aquí te dejamos todo lo que debes hacer para nunca pasar por este trago amargo:
  • Sí o sí, cumplir con tus obligaciones fiscales en tiempo y forma
  • Cuando hagas tus declaraciones, asegúrate de sustentarlas correctamente
  • Ten respaldo de todo lo que haces en tu negocio con facturas o contratos
  • No olvides checar cada que puedas tu situación fiscal en sat.gob.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cuáles son las obligaciones fiscales de las personas físicas y morales?

¿Qué pasa con las obligaciones fiscales cuando una persona muere?

Todo sobre el régimen de sueldos y salarios