Diferencias entre facturación 3.3 y facturación 4.0

 

Gran alivio causó la prórroga que dio el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para la facturación 4.0 hasta enero de 2023. Después de ver la oleada de contribuyentes que saturaron su sistema por el trámite de la constancia fiscal ante el rumor de que no podrían depositarles su salario (algo totalmente falso, como lo dijimos en nuestras redes sociales); después de que empresas pidieran más tiempo para familiarizarse con el sistema e incluso después de que instituciones y especialistas se pronunciaran, como el Colegio de Contadores, el SAT dio marcha atrás.

¿Pero a poco es tan difícil o complejo los nuevos CFDI versión 4.0? ¿En qué cambian con la anterior versión, la 3.3?

El avance de la factura electrónica en México se realizó de una manera muy rápida y sin brindar a los contribuyentes la información necesaria para enfrentar un cambio fiscal de esta magnitud, dicha situación desde siempre ha provocado inseguridad y dudas entre las personas físicas y morales del país, los cuales día a día están en busca de información que les facilite la situación que están presentando con las reformas fiscales.

Y esto es lo que esta pasando actualmente: pasar de la facturación 3.3 a la versión 4.0 es un tema complicado. 
 
Facturación 3.3
 
La versión 3.3 es una actualización en las reglas de los Comprobantes Fiscales por Internet (CFDI) expedida por el SAT en julio del 2017 y que entró en vigor el 1 de enero del 2018. 
 
Surge para mejorar algunas problemáticas como lo son:
  • Poca eficiencia en el proceso de facturación.
  • Complejidad en el cálculo de impuestos.
  • Imposibilidad de relacionar pagos.
  • Comprobantes en cero y/o negativos.
  • No hay una estandarización en la información.
  • Datos con longitudes excesivas.
  • Emisión de comprobantes a receptores inexistentes.
Esta versión debe cumplir con los siguientes requisitos:
  • Método de pago.
  • RFC.
  • Forma de pago.
  • Descripción del producto o servicio.
  • Unidad o medida.

Estos requisitos se diferencian de la versión 4.0 porque algunos antes eran opcionales, pero ahora en la nueva versión son obligatorios. 

Facturación 4.0.

En todo este tiempo y tras la polémica es obligatorio optar por esta versión. Los datos obligatorios que se debe añadir en esta versión son:

  • RFC.
  • Nombre completo. El nombre deberá estar escrito en mayúsculas para personas físicas y para personas morales, el régimen societario podrá excluirse.
  • Domicilio fiscal del que emite y de quien recibe la factura (este dato se encuentra en la constancia de situación fiscal).
  • Identificar si las operaciones son objeto de impuesto o no.
  • Nuevos campos para identificar si existe exportación o importación de mercancía.
  • Régimen fiscal.

 Así que de nueva cuenta estamos a contrarreloj, pues aunque parece lejos enero de 2023, todavía quedan muchos retos para poder cumplir con esta nueva versión 4.0 de parte de la autoridad fiscal, las empresas, los profesionistas y contribuyentes.

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo calcular el IVA para personas físicas en RESICO?

¿Qué onda con el SAT y las criptomonedas?